El joc com a eina educativa
per Oriol Ripoll 
tutor: Rafael Badia

  Com, quan i on presentar els exercicis
 

MÒDULS

Mòdul 1Mòdul 2Mòdul 3

GUIA DEL CURS

Guía

 
 
Mòdul 4: ELABORACIÓ D’UN PROJECTE

Qualsevol intervenció utilitzant el joc com a recurs hauria de tenir una reflexió prèvia que doni a la proposta uns objectius clars i unes propostes de jocs ben fonamentades.

Objectius del mòdul:

  • Recapitular tot l’après durant el curs elaborant una proposta d’intervenció.
  • Reflexionar sobre quins tipus de jocs són els més adequats segons els objectius proposats. 
  1. Lectura del document: En el patio una caja de juegos... de todo a 100!

  2. En aquest document es presenta una proposta d’intervenció en un menjador escolar a partir de materials tradicionals de joc.

  3. Activitat: Elaborar un projecte d’intervenció en un espai determinat a través de jocs del repertori.
La proposta ha de constar dels següents apartats:
    1. Descripció de l’espai i dels nens a qui va adreçat.
    2. Plantejament d’uns objectius educatius (algun d’ells hauria de parlar dels valors)
    3. Presentació de un mínim de 5 jocs per a treballar en aquell espai (en format fitxa). Preferiblement els jocs han de ser tradicionals. 
    4. Referències a Internet d’on s’han tret els jocs.

EN EL PATIO UNA CAJA DE JUEGOS... DE TODO A 100!  

En el momento de plantearse el patio de un comedor escolar siempre nos viene a la cabeza la referencia a la falta de presupuesto para la compra de material.

Sin embargo, los materiales que acompañan los juegos tradicionales nos dan la respuesta a cómo podemos llegar a planificar todo un curso de forma muy económica. En este artículo hemos intentado dar respuesta a algunas de las posibilidades que nos ofrecen algunos de estos materiales así como apuntar pistas para su introducción en la dinámica del comedor con la intención de llegar a tener un material de juego de "todo a 100", con materiales sencillos de encontrar y económicos. 

No podemos olvidar, sin embargo que una de las principales características del juego popular y tradicional es la gran cantidad de vocablos y expresiones que existen detrás de cada juego, con lo que aumentan las posibilidades comunicativas y de intercambio entre los niños de diferentes edades. 

Para empezar nuestra "caja de juegos" podemos buscar una caja vacía de hojas de papel que se suelen encontrar en la copistería de la escuela. Con un retoque artístico la dejamos presentable para salir al patio. Ahora hay que buscar un buen material con el que llenarla para asegurar el éxito de la operación:

Las canicas 

PARA CONSEGUIRLAS: podemos pedirlas a los mismos niños.

Este pequeño objeto que tiene más de dos mil años de antigüedad (los libros de historia nos hablan de él desde tiempo de los romanos) es ideal para aprovechar los espacios con tierra que suele existir en todas las escuelas.

La gran cantidad de juegos de canicas que existen llegan a darnos muchas posibilidades de intervenir con niños y niñas de diferentes edades. 

Uno de los juegos más simples consiste en tocar las canicas del contrario o contrarios tres veces de manera que la primera sólo se cuenta el golpe, la segunda que quepa la mano entre la propia canica y la tocada y la tercera que quepa todo el pie. Las canicas que han recibido el tercer toque son eliminadas.

Cuerdas de saltar

PARA CONSEGUIRLAS: suelen haber en el aula de educación física o las traen los mismos niños

En todas las partes del mundo se han fabricado cuerdas... y donde hay una cuerda hay un grupo de niños saltando y cantando. Se trata, sin duda, de uno de los elementos de juego que más potencian la cooperación entre los participantes. 

De juegos de saltar a cuerda seguro que recordamos una gran cantidad: el cocherito leré, juli, al pelotón, el cartero... También se pueden llegar a saltar con dos cuerdas.

Tabas 

PARA CONSEGUIRLAS: se encuentran gratis en las carnicerías.

Tradicionalmente se utilizaban huesos de la pata de la oveja aunque en los países anglosajones se juega con yacs (una pequeña pieza de metal en forma de estrella). 

Actualmente se pueden comprar de plástico o pedirlos en una carnicerías, hervirlos y pintarlos o barnizarlos.

Normalmente se hacen juegos de habilidad. Uno de los más sencillos se juega con cinco tabas y consiste en tirar una taba (también se puede lanzar una pelotita) al aire y, con la misma mano que se ha lanzado la pelota, recoger una de las tabas y después la pelota. Cuando se ha conseguido recogerlas todas, se intentará hacerlo con dos a la vez y así hasta que las haya conseguido todas. Cuando alguien no es capaz de recoger las tabas o la pelota que le corresponde, pierde turno y continua el siguiente (tradicionalmente también se jugaba con piedras).

Juegos con tiza y suelas de zapato.

PARA CONSEGUIRLAS: se pueden reciclar las pequeñas puntas de tiza de las clases o pedirlas a la escuela. Los talones de zapato viejos se piden al zapatero

En todas las épocas, en todos los lugares del mundo ha habido quien ha dibujado en el suelo, ya sea con tiza sobre pavimento o con un palo sobre tierra y ha utilizado el dibujo para diversos juegos de puntería.

Los talones viejos de zapatos, olas tizas con las que dibujamos los diagramas en el suelo son un buen elemento para el lanzamiento (aunque también se pueden usar piedras planas, por ejemplo). 

En un patio de una escuela, es fácil encontrar rincones pequeños para la práctica de juegos de alta motricidad, sin embargo ideales para dibujar en el suelo una rayuela (uno de los juegos más extendidos y conocidos en el mundo, con muchas variantes diferentes).

Con la tiza y la suela de zapato también podemos jugar al "flendit": dibujamos un círculo en el suelo y cada jugador se apuesta un objeto que deja dentro del circulo. Se marca un línea desde la que cada jugador tirará una suela de zapato. Cada jugador, por turnos lanza la suela con el objetivo de sacar un objeto del circulo. Si un jugador lo consigue gana el objeto que ha hecho salir del circulo.

Juegos con cordones.

PARA CONSEGUIRLAS: a pedir en las mercerías de la zona y luego los traen los mismos niños

Los cordones de los zapatos son un buen elemento para la práctica de diferentes juegos... Todos recordamos aquellos juegos donde dos o más jugadores iban haciendo diferentes figuras (juego ya practicado por los inuit).

También podemos jugar a la serpiente: un jugador mueve por el suelo un cordón y los otros deben intentar pisarlo. 

Otro juego que puede darnos un trozo de lana es el juego de las colas de caballo: cada niño tiene un cordón, y se pone uno de los extremos de este a la parte de detrás de los pantalones, como si fuera una cola. El objetivo del juego es arrancar el máximo de colas de los compañeros manteniendo la propia, dado que si perdemos la cola, ya no podemos sacar mas !

Cromos y tazos (patacones).

PARA CONSEGUIRLOS: se encuentran en los bolsillos de los niños

Actualmente encontramos los tazos en los comercios. Sin embargo, la tradición nos explica que, en diferentes partes del mundo se han jugado utilizando cartas viejas. 

Para hacerlos necesitamos dos trozos de cartulina de 6 cm x 2cm (en las escuelas sobran siempre retales de las aulas de plástica). Los ponemos en forma de cruz y doblamos las pestañas de la carta que esta delante hacia detrás y de la que está detrás hacia delante. Separamos los dos trozos y encaramos las pestañas. Y ya podemos montar el patacón.

Des de siempre, con los cromos y los patacones se practicaban un gran número de juegos. En una pared de la escuela se busca una pared. Se marca una línea a la altura del pecho y desde allí se deja caer un patacón desde la pared hacia el suelo intentando que este caiga encima del anterior. Si lo conseguimos nos llevamos todos los patacones que haya en el suelo, de lo contrario nuestro patacón pasará a formar parte del botín del que consiga caer encima de algún patacón.

Chapas.

PARA CONSEGUIRLAS: se encuentran en el bar de la esquina

Las chapas son un material de juego muy divertido y totalmente gratuito, ya que se pueden conseguir en cualquier establecimiento donde vendan bebidas de botella. Podemos llenarlas de plastelina, de modo que aumenten su peso.

Cualquier espacio de tierra o pavimentado es ideal para marcar diagramas donde practicar numerosos juegos. 

El fútbol con chapas, es un gran ejemplo por su sencillez. Consiste en reproducir un partido de fútbol pero jugándolo con chapas. La pelota puede ser una pequeña bola de papel de aluminio que tendremos que empujar con las chapas del propio equipo. Si la pelota es tocada por otro jugador, éste puede volver a tirar. El portero puede ser, o bien la mano del jugador o bien otra chapa. Finalmente, cuando se acababa el tiempo se hace el recuento de goles.

Otro juego es el circuito de chapas. Consiste en dibujar en el suelo un circuito, la dificultad de este puede ir en función de la edad de los participantes. Este juego puede ayudar mucho a desarrollar la imaginación de los niños.

Gomas

PARA CONSEGUIRLAS: se pueden comprar, buscar en baúles de casa o simplemente pedirlos a los niños.

Las gomas son un material de juego bastante antiguo, que se utilizaban para jugar casi siempre mediante canciones, como vampiro soy, ancas-petancas y ¡todas aquellas canciones que nos podemos inventar! Acostumbran a ser juegos de habilidad. Ideal para aprovechar espacios entre columnas o árboles.
 
 
 
 

Con todo ello ya podemos empezar a llenar nuestra caja. Ahora falta conocer juegos. Se hace difícil recomendar una buena bibliografía sin dejarnos algún recurso imprescindible. 

El primer gran recurso es buscar en nuestra memoria. Tenemos guardados un gran número de juegos que nos pueden servir para llenar todo un año de patio... sólo necesitamos un poco de tiempo y una libreta.

Otro gran recurso son los mismos niños... Ello inventan y generan juegos continuamente. Observarlos es llenar el repertorio.

Los abuelos, nuestros mayores, tienen mucho que aportar sobre lo que se jugaba y que pude volverse a practicar. ¿Por qué no charlar una tarde con ellos?

De esta forma, poco a poco iremos llenando los espacios, los tiempos y las vivencias de los niños en un espacio realmente educativo.

Marta del Pino
Mireia Rofín
Oriol Ripoll.

Àmbit de jocs de l'Institut de Formació
Fundació Pere Tarrés

Associació Catalana per a la Telemàtica Educativa